Visita virtual
banner

Un Olentzero-Orantzaro más feroz habita en el Corazón Verde de Navarra

Larraungo Olentzero

El Olentzero que hoy conocemos, ese carbonero borrachín y entrañable que anuncia los buenos tiempos y trae regalos por Navidad, es producto de la adaptación urbana a las culturas occidentales. Pero no fue así en la antigüedad y, más en concreto, en el Valle de Larraun en pleno Corazón de la Navarra Verde, en el que, según algunos estudiosos pudo haber nacido el misterios Olentzero u Orantzaro, como también se le llama en nuestros Valles.

El misterio envuelve al personaje que más parece que evoca a alguien que existió realmente, que a una costumbre religiosa como es el caso de Santa Claus o Los Reyes Magos. El Orantzaro de nuestros valles fue menos tierno y mucho más feroz que como lo pintamos en la actualidad. La historia de un Olentzero feroz es la tradición que hoy os presenta Casa Ongi Etorri, una escapada rural a la noche de los tiempos. 

La tradición parece contradecirse cuando nos describe la personalidad de Olentzero. Unas veces es un sencillo lugareño glotón y bebedor y otras se muestra como un gigante oscuro y terrible. Para unos es inteligente -Entendimentuz jantzia- y para los demás simple -entendimentu gabea-. En su cara, ennegrecida por el carbón, brillan como ascuas unos ojos sanguinolentos. Suele fumar en pipa y lleva en las manos un haz de árgoma y una hoz. Sabemos que es gran comilón y buen aficionado al vino lo que explicaría la irritación de los ojos. “Bart arrastian edan omen du hamar arruako zagia”, (dicen que anoche se bebió un odre de diez arrobas). Pero puede haber otras razones acordes con el aspecto terrorífico propio de su carácter primario.

Este doble carácter es común a muchas deidades, creadas a imagen y semejanza de los humanos, que no tienen porqué ser siempre sólo buenas o sólo malas. Detrás palpita la humana necesidad de reírse de los todopoderosos dioses. La burla alcanza también a los genios maléficos, como sucede con el demonio cristiano en el teatro popular y en la literatura. Sin embargo, en la elaboración de la leyenda de Olentzero el predominio del carácter secundario sobre el primario bien pudo ser interesado.

Hay motivo para creer que fue promovido por la Iglesia en su afán de neutralizar los mitos paganos vigentes, lo que, en este caso, se haría por la vía de ridiculizarlo. La evidente y muy antigua cristianización de Olentzero se percibe en la evolución de las coplas tradicionales donde, por ejemplo, la vieja amenaza de cortar el cuello a quien no mantenga la debida limpieza de las chimeneas se derivó hacia aquellos que quebranten la regla del ayuno. ¿Hablamos de Olentzero? ¿Nuestro entrañable carbonero es un sanguinario cortador de cabezas? Diferentes relatos que llegaron por transmisión oral hasta el siglo XX explican que Olentzero bajaba por la chimenea de la casa y podía castigar a sus moradores de esta cruel manera por diversos motivos, entre ellos la falta de limpieza.

En el Valle de Larraun, el hogar de Casa Ongi Etorri, lo cantan así:

Orantzaro begi gorri

txaminira da etorri

austen balin badegu barua

orrek lepoa kendu guri

 También se conservan expresiones utilizadas para asustar al los niños con la amenaza de ser llevados por Olentzero: “Orantzaro etorkook eta eamaan hau!”.Ese amenazador gigante de grosero aspecto y nada ejemplares costumbres no es, precisamente, el candoroso y familiar montañés que anuncia el nacimiento de Jesús.

Es cierto que desde su llegada a las ciudades Olentzero, rendido a la presión consumista, ha asumido la novedosa tarea de traer a los niños vascos los regalos navideños con agradecido adelanto al comienzo de las vacaciones. La costumbre de los regalos en esta época es muy antigua. Los romanos hablaban de “estrenas”, regalo, y era señal de buen augurio. Todavía usamos, con el mismo significado, la palabra celta “aguinaldo”. ¿Ha acertado Olentzero con el cambio?

Su nueva ocupación – en estimable competencia con los Reyes Magos, Papá Noel y San Nicolás – le ha proporcionado, sin duda, gran popularidad y a la cual debe mucho de su éxito actual, pero también ha velado matices de su compleja y misteriosa naturaleza. ¿Cómo va a ser temible un ente mágico que colma las ilusiones de los más pequeños? Los folcloristas dicen que es un fenómeno corriente de traslación de contenido ritual. Pero es también una prueba de que Olentzero, obediente, se adapta a los caprichosos deseos de los humanos. Por la cuenta que le trae.

Tomado de la revista de Olentzero de Iruña. Mikel Aranburu

 

Deja un comentario

un Mundo Rural Vivo
un  Mundo Rural Vivo
El Tiempo

tiempo Etxarri

Vía Verde Plazaola
bici niño Plazaola alta
Turismo Activo
niño Beigorri parkea

andar entre los árboles

Bikain ferietan
bikain ferietan

Encontrarás a BIKAIN en las mejores ferias y mercadillos. Aquí una guía de nuestras salidas.

Por Palabras
Como llegar
SIDRERIAS
txotx vaso aldaz
Visitas Guiadas
Visitas Guiadas
Canal de Video
Temas
facebook
twiter
flickr
youtube