Subir a Aralar es recibir una invitación a detenerse en su santuario; San Miguel in Excelsis,  construido en los siglos IX-X, se levanta en lo más alto de la sierra de Aralar, junto a la cima del monte Artxueta, desde el que se puede disfrutar de una impresionante panorámica. En su interior le espera un retablo románico, obra cumbre de la esmaltería europea. El lugar le hablará de la leyenda del dragón y Teodosio de Goñi, del pasado carolingio, de los remotos tiempos de dólmenes que hoy surgen diseminados entre campas y preciosos bosques de hayas.

San Miguel de Aralar es un muro entre Sakana y Larraun y es un lugar de peregrinación para ambas estribaciones. A lo largo de todo el año la imagen de San Miguel irá recorriendo toda la geografía navarra. San Miguel de Aralar es uno de los lugares mitológicos y mágicos de la tierra vasca. Con un monasterio de más de 1000 años, con una imagen misteriosa que hasta han tildado de extratrerrestre. Con un magnífico retablo rodeado de arte prerrománico y románico.

El Santuario

Aralar salaberriano desde San Miguel

En un lugar en el que el sol y las brumas se disputan paisajes dignos de ojos como el del pintor Salaberri (ver foto). Lugar de hayedos y dólmenes, de grutas y cuevas, de piedras de leyenda como una de las Roldan Arria que hay repartida por nuestra geografía.

San Miguel Aralar es un lugar de culto para creyentes y no creyentes, lugar de reunión de montañeros, manifestaciones y marchas, punto de reunión para alubiadas. Un lugar en el que inevitablemente habitan la Leyenda y la Tradición. Además es el lugar en el que se redactó el primer documento en la historia en que se denomina al euskera como lingua navarrorum.

El santuario que hoy podemos visitar en la cumbre de Aralar es un conjunto románico que presenta básicamente el mismo aspecto que tenía en el siglo XII. Sin embargo, tras los estudios realizados en la década de 1970, se apunta la existencia de un templo anterior, del siglo IX, que habría sido destruido casi en su totalidad en un avance musulmán y del que se habrían aprovechado para el nuevo templo, algunos restos de muro. (seguir leyendo)

Tradición y Leyenda

El lugar que ocupa el santuario, en la loma de Putregain, ha sido desde hace miles de años, un lugar sagrado para diversas culturas. El hecho de que la sierra de Aralar albergue un amplio conjunto de monumentos megalíticos que datan de hace 5.000 años da pie a pensar que el propio lugar del santuario albergara un dolmen principal en los inicios de la historia pastoril. (seguir leyendo)

Excursión desde Casa Ongi Etorri

 

 

Para saber más, en la web de San Miguel